Maldito Ochate

640px-Ochate

La puerta del misterio se abre esta vez en Ochate, aldea abandonada que queda ubicada en el Condado de Treviño, en pleno corazón de Álava. Un lugar recóndito, fantástico y repleto de entresijos que a día de hoy se constituye en todo un jeroglífico inescrutable para el ser humano.

La toponimia del poblado proviene del euskera antiguo; “puerta del frío”, “puerta secreta” o “boca del lobo”. Calificado por los expertos de la zona como un agujero negro en donde han ido sucediendo en el transcurso de los tiempos decenas de casos sobrenaturales, o también como el portal enigmático que transporta a la psique del foráneo hacia otra dimensión desconocida. Ochate es perfectamente reconocible gracias al torreón majestuoso, blanco y de estilo románico que tutela la explanada.

Quien haya visitado Ochate, habrá percibido en primera instancia la sensación que transmite el lugar, un terreno que mezcla entre sí diversas energías que se manifiestan cuando uno pone su pie en el antiguo pueblo. También ha servido como enclave de peregrinaje para aficionados al misterio y a la parapsicología, videntes, curanderos, al más puro estilo de Lurdes, aunque llegando a perder en numerosas ocasiones el respeto que merece Ochate.

Plagas, extrañas muertes, desapariciones, avistamientos de OVNIs, psicofonías… ¿Qué guarda Ochate para el visitante? ¿Qué alberga el corazón del Condado de Treviño entre las zonas colindantes de la aldea?

Post Your Thoughts